Blogia
Psicosociales

La patria se queda, la vida se va: oración para este 28 de Julio

La patria se queda, la vida se va: oración para este 28 de Julio Este 28 de julio quizás nos vuelvan a recordar que es un día para reflexionar sobre la patria, más allá de todo problema político y social.

Sin embargo, cuando el hambre apremia y, constatamos con crudeza, que nuestros políticos siguen actuando con soberbial impunidad y preparándose para otra repartija más, no nos queda más que encomendarnos al altísimo para tratar de arrancarle al menos una gota de tranquilidad y no terminar en la locura.

La oración que le presentamos a continuación parece ser la más adecuada, pues refleja, claramente, la desesperación de muchos peruanos.

Entonces, OREMOS:

¡Oh, Dios!

A pesar de las oraciones con que Te rogamos,

siempre perdemos nuestras guerras.

Mañana volveremos a librar una batalla

que será realmente grande.

Necesitamos Tu ayuda más que nada en el mundo,
y por eso debo decirte:

La batalla de mañana será dura e implacable.

No habrá en ella lugar para los niños.

Por eso te suplico:

No nos envíes a Tu Hijo.

Ven Tú en persona en nuestra ayuda.

-------------

(Oración de Koq, jefe dela tribu de los Grijuas, antes de la batalla contra los afrikaners en 1876)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Zenia -

SALUDOS.
Muy dolorosa y conmovedora esta imagen. Cada vez que veo cosas así pienso en mi niñota de 13 años. Tu página me reafirma en mis 13, como decimos en el Caribe.

Morena -

Tu ilustración es muy representativa.
Usualmente las mujeres que se sientan en la vereda obligan a sus hijos a mendigar, no vender. Los entrenan para colgarse del pantalón de los transeúntes jóvenes.
Además saben que esos oleolés o frunas aparentan ser demasiado insignificantes en precio, por lo que la gente suele comprar uno y regalar el vuelto o simplemente "obsequiarle" un sol al niño, por pena.
También hay quienes solo consiguen una tacita y la golpean contra el suelo lloriqueando.
Los niños que te arrojan agua jabonosa a tu parabrisas limpio, sin que se lo pidas.
O los que ven algo en el auto a través de la ventana y te dicen "eso quiero", señalando.

Solo se me venían esas imágenes.
Creo que en éstas Fiestas Patrias sería bueno pensar en qué estamos haciendo de los niños. Muchos ya están más que malacostumbrados a estirar la mano. Como si el universo tuviera la obligación de ayudarles. No niego que sí hay que apoyarlos, pero con educación, con alimentación, con trabajo para sus padres, pero no con los cincuenta céntimos que nos hace creer que somos buenas personas y hemos realizado una buena acción.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres